martes, 7 de junio de 2011

Quemándonos de pasión




Al igual que, un enero encendido
se nos quema la sangre,
la pasión reclama,
nuestros cuerpos arden,
cual un bosque en llamas,
un bendito refrigerio
a través de nuestros besos,
y cual lluvia, de una cascada
nuestros cuerpos, refresque…
luego, de un éxtasis inminente
que ya, control no tiene,
y apoderándose de nuestras mentes
nos anuló la razón,
convirtiéndose en pasión,
tu virilidad,
entre mis piernas humedecidas
abrirá una herida
que insaciable, reclamará
tu hombría erguida,
solo así disfrutará
uniendo tu pecho y mis senos,
al clímax nos transportará.



Estrellafugaz.

1 comentario:

jorge alejos dijo...

stela maris es un grato placer entrar en ese mundo de poesias y letras hechas con amor y sensualidad hoy una vez mas le agradezco dejarme penetrar en su mundo maravilloso de ese estrella fugaz
su admirador jorge alejos